La subida de las temperaturas aumenta el riesgo de contaminación de los alimentos por virus y bacterias. Si no se manipulan o no se conservan adecuadamente, pueden transmitir infecciones. Para evitar intoxicaciones es importante seguir estos consejos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutriciónicono ventana nueva (AESAN).

Los meses de verano constituyen una época especialmente crítica, porque las altas temperaturas favorecen el desarrollo de microorganismos. Asimismo, en esta época hay una mayor tendencia a comer fuera de casa. Por ello, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, recomienda la observación de las siguientes normas, basadas en las Reglas de Oro para la preparación higiénica de los alimentos de la Organización Mundial de la Salud. La adopción de estas sencillas precauciones evitará numerosas enfermedades provocadas por una inadecuada manipulación o conservación de los alimentos.

  • Consume inmediatamente las salsas. No guardes para otro día la salsa que sobra, especialmente si lleva huevo.
  • Cocina bien carnes, pescados y moluscos. El interior del alimento debe alcanzar al menos 70º durante la cocción, ya que es la temperatura a la que mueren los microorganismos.
  • Conserva en la nevera a menos de 7º los alimentos que no se van a consumir inmediatamente o mantenlos calientes a más de 60º.
  • Calienta las sobras a la temperatura máxima antes de servirlas.
  • Congela los pescados que se consumen crudos a una temperatura inferior a 20º bajo cero durante al menos 24 horas.
  • Lava con abundante agua potable las frutas y las verduras que se toman crudas.
  • Cuando cocines lávate siempre las manos con agua y jabón antes de manipular los alimentos, sobre todo después de ir al baño, coger el teléfono o limpiarte la nariz.
  •  Evita el contacto de alimentos crudos y cocinados, también en el frigorífico. Un alimento bien cocinado es estéril, pero puede contaminarse si se pone junto a otro crudo que contenga gérmenes.
  • Limpia bien la cocina una vez al día, sin olvidar paños, bayetas y estropajos.
  • No consumas leche cruda no pasteurizada.
  •  Mantén los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y mascotas.
  • No interrumpas la cadena de frío en alimentos congelados o refrigerados.
  • Respeta y comprueba la fecha de caducidad.
  • Rechaza los alimentos que vienen en envases abombados, oxidados o deteriorados.
  • Almacena la basura en recipientes cerrados y alejados de la comida.
  • Cuando estés en establecimientos públicos, rechaza los alimentos que no estén conservados en condiciones sanitarias adecuadas, es decir, los que no estén refrigerados ni protegidos en vitrinas.

Fuente: 19/06/2012 | AESAN - Prevenir intoxicaciones en veranoicono ventana nueva

 

Prader-Willi Shop

Publicidad

La publicidad y tú, podéis ayudar al mantenimiento del sitio ¿nos donas un clic?
Donar FSPW-PayPal