Diciembre: El cardo
un alimento típico navideño

cardo con gambasPodemos encontrar cardo fresco desde otoño a principios de primavera. Actualmente, se cultiva en terrenos fértiles de los países mediterráneos y de Sudamérica. Pudiendo consumir de diversas maneras: crudo en ensalada, hervido o al horno, rebozado, con salsa... su bajo aporte calórico hace del cardo un alimento idóneo en las dietas de control de peso, cuando lo combinemos con ingredientes más calóricos en su adecuada medida.

Por sus propiedades nutritivas, ejerce una notable acción protectora sobre el hígado y resulta un alimento muy adecuado para personas que padecen diabetes mellitus.

La parte comestible de esta planta son las pencas, que poseen un sabor característico suavemente amargo. Si estas son jóvenes y muy tiernas se pueden consumir crudas en ensalada, aunque generalmente se cocinan. Los cardos constituyen un plato típico del menú navideño en países mediterráneos. Combinan bien con gambas, almejas... y constituyen un ingrediente perfecto en numerosas menestras de invierno.

Valor nutritivo, ventajas e inconvenientes de su consumo

La composición del cardo es muy parecida a la de la alcachofa. El componente mayoritario es el agua, seguido de hidratos de carbono constituidos en su mayor parte por inulina. El contenido de fibra no es muy elevado. A pesar de que el aporte de vitamina C es escaso, ésta es la más abundante entre el resto de vitaminas. Respecto a las sales minerales, el cardo es muy rico en calcio (pero de difícil absorción), magnesio, hierro (de peor absorción que el de procedencia de alimentos de origen animal) y contiene pequeñas cantidades de oligoelementos como zinc, cobre y manganeso.

Por otro lado, entre los hidratos de carbono que contiene el cardo se encuentra la inulina, una sustancia que no precisa la presencia de insulina para su metabolización en el organismo, por lo que es un alimento muy adecuado para personas que padecen diabetes mellitus.

El ligero sabor amargo característico se lo debe a una sustancia llamada cinarina, que le confiere ciertas propiedades terapéuticas. Ejerce una notable acción protectora sobre el hígado: aumenta la secreción de bilis, contribuyendo a descongestionar el hígado. Al ser la bilis más fluida, la vesícula biliar se vacía con mayor facilidad y existe menor tendencia a la formación de cálculos biliares.

Receta del mes:

Ingredientes:

  •  1 bote de cardo en conserva
  •  6 gambones
  •  1 cebolleta
  •  1 cucharada de harina
  •  1 vasito de vino blanco
  •  4 cucharadas soperas de aceite de Oliva virgen
  •  Agua.
  •  Pimienta rosa

Elaboración:

  1. Pelar los gambones y retirar la cinta negra o tripa. En un cazo con un vaso de agua poner a hervir las cabezas y cascaras de los gambones, que cuezan un par de minutos a fuego vivo.
  2. Escurrir y lavar los cardos.
  3. En una sartén, con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen rehogar la cebolleta finamente picada hasta que empiece a tomar color, añadir la cucharada de harina y dorar, incorporamos el vasito de vino y dejamos que evapore el alcohol, añadimos los cardos y el caldo de gambas, dejamos cocer 5 minutos, añadimos los gambones dejamos cocer un par de minutos más, espolvoreamos de pimienta rosa y servimos.

Fuente: Diciembre: El cardo, un alimento típico navideñoicono ventana nueva

Alimentos de Temporada: Diciembre

Si praderwilli.es te resulta útil, dedica un instante a que sigamos funcionando Teaming for S. Prader-Williicono ventana nueva por 1€/mes

Prader-Willi Shop

Publicidad

La publicidad y tú, podéis ayudar al mantenimiento del sitio ¿nos donas un clic?
Donar FSPW-PayPal